CENTRO DE ACUPUNTURA Y MANOPUNTURA COREANA

C/ ENRIC GRANADOS, 89, 08008, BARCELONA

COPYRIGHTⓒ 2019. CENTRO DE ACUPUNTURA Y MANOPUNTURA COREANA. All rights reserved. 

Una misma enfermedad, en dos personas diferentes,
requiere un tratamiento distinto

SOMOS DIFERENTES

LA CONSTITUCIÓN SE DEFINE POR LA DIFERENCIA ENERGÉTICA ENTRE LOS ÓRGANOS, EN FUNCIÓN DE ESTAS DIFERENCIAS SE CLASIFICAN EN OCHO TIPOS

Las diferentes tipologías representan la condición física y patológica de los individuos clasificados por su constitución, lo que permite individualizar los tratamientos de acupuntura en función de la fortaleza o debilidad energética de los órganos, siendo esta clasificación decisiva para el diagnóstico y aplicación del tratamiento apropiado.

 

OCHO CONSTITUCIONES

El diagnóstico por constituciones permite individualizar los tratamientos adecuándolos a cada persona, y al complementar dichos tratamientos con unas pautas de alimentación ajustada para cada patología junto con determinados hábitos de vida saludables, nos permite lograr unos mejores resultados. Nuestra finalidad es ofrecer una terapia que incluya: la acupuntura como vía para mejorar la salud, junto con una alimentación y unos hábitos de vida personalizados que ayuden a maximizar los resultados alcanzando un óptimo equilibrio vital del organismo.

CLASIFICACIÓN Y COMPRENSIÓN DE LOS INDIVIDUOS

EN OCHO CONSTITUCIONES

 

PROCESO DEL TRATAMIENTO

Durante la primera visita a nuestro centro, realizamos un estudio completo que incluye anamnesis (recopilación de datos clínicos del paciente), diagnóstico por palpación y por pulsos para obtener información del tipo de flujo de energía de la persona, además de un análisis detallado de su condición física, lo que nos permite obtener un primer diagnóstico completo. Con este primer diagnóstico se aplica un primer tratamiento de acupuntura que permite el inicio de una mejora en la salud del paciente. En las sesiones inmediatas, el acupuntor verifica los flujos o estados de energía del paciente para confirmar el tipo de Constitución de la persona, adecuando de este modo el tratamiento y las pautas de alimentación particulares.
 

Antes del inicio de cada sesión de acupuntura, se verifica con el paciente su estado y los cambios experimentados hasta el momento, lo que le permite ajustar el tratamiento pautado al momento actual y maximizar sus efectos.
 

En general, y aunque se adaptará al estado de cada persona, a partir de la primera visita de diagnóstico se inicia un tratamiento regular semanal, y en la medida en la que el paciente mejore y estabilice, las sesiones de acupuntura se irán espaciando cada vez más hasta llegar al punto máximo de recuperación, donde se inicia una etapa de mantenimiento y control en la cual se realizan sesiones de acupuntura con una periodicidad mensual o bimensual, con el fin de mantener el equilibrio orgánico y prevenir recaídas.